domingo, 4 de julio de 2010

El cartero llama dos veces. Lana


Esta semana me llegaron dos cajas de cartón con el precinto tan prometedor Latvijas Pasts (Correo de Letonia). En ellas estaba más de dos kilos de lana pura hecha en Letonia de las ovejas de mi tierra.

Por motivos completamente patrióticos quería tejer mis calados de lana letona. Empecé buscar y mirar como podría conseguirla, pero mientras tanto compré 100 g de lana islandesa que resultó muy mal hilada y muy desigualada - a vecez muy gruesa y otras tan finita que se rompía.


Así por fin y gracias a mi compatriota Daiga (no tiene blog, pero aquí podéis ver su perfil de Ravelry y sus labores tan bonitos) soy la feliz propietaria de dos kilos de lana fina (de un cabo) de distintos colores. Ya he ovillado la roja (la mitad de esa ya está reservada para Ana) y la gris. Tenían bastantes trocitos de procedencia vegetal, la estaba quitando ovillando, pero seguro que aún quedan. A pesar de eso soy muy feliz y pienso en las cosas que voy a tejer de ella.

2 comentarios:

  1. ¡Qué preciosidad de lanas! estoy deseando poder vernos y recoger la mía.
    ¡¡¡GRACIAS!!!.
    Anita

    ResponderEliminar